El aislamiento acústico es una de las claves básicas en el acondicionamiento de una vivienda o local. Este factor es de gran importancia para el desarrollo de una actividad laboral confortable en el centro de trabajo o un ambiente relajado en el hogar.

El aislamiento acústico protege a la vivienda o local de la entrada de ruidos externos en la misma. Y es que, aunque parezca mentira, las consecuencias del exceso de ruido en nuestra salud pueden ser muchas y muy importantes: fatigas, dolor de cabeza, deterioro de la vista, crecimiento del riesgo de gastritis... Todo esto se produce, sobre todo, cuando la diferencia entre el ruido total y el ruido del fondo supera los 5 dB de día y los 3 dB de noche.

Dicho aislamiento se puede conseguir con distintos materiales, que bien se pueden emplear en paredes, suelos y techo, según sea la fuente del ruido, bien por via aérea o mediante impacto. Es por eso que debe estudiarse para cada caso la solución más idónea para cada caso.

 

 

Aislamientos acústicos